RECETA // Col morada al horno

 

¡Hola de nuevo!

Con las Navidades comenzando, se me ha ocurrido probar una nueva receta que había visto por Pinterest… ¡y ha sido un éxito! Estoy hablando de la Col morada al horno.

Es una opción muy ligera y saludable que podría encajar perfectamente como entrante para comidas o cenas navideñas. Ante todo es una receta súper sencilla (como todas las que yo hago) pero muy resultona, y que una vez emplatada queda muy bonita. Por lo que si estáis pensando en probar algo diferente, seguid leyendo.

INGREDIENTES

  • 1 col morada
  • 2 dientes de ajo
  • Queso philadelphia o similar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto
  • Pimienta y orégano al gusto
  • 5-6 nueces
  • Brotes de rúcula

Tiempo de preparación: 30-40 minutos.

¡Antes de empezar! Un pequeño consejo: buscad un cuchillo contundente o afilado para cortar la col, ya que sino se irá deshaciendo si la manipulamos demasiado. Y mucho cuidado con manteles y encimeras, porque la col morada mancha y tiñe.

¡Empezamos!

receta-navideña-col-morada

PASO A PASO

  1. Prepara los ingredientes: Corta la col morada en rodajas, no demasiado finas ya que sino no aguantará de una pieza. Pica el ajo en trozos muy pequeños y prepara las nueces.
  2. Coloca en una bandeja de horno las rodaja de col. Precalienta el horno a 210 grados.
  3. Mezcla en un recipiente el ajo y el aceite (un poco a ojo) y añade una pizca de sal, pimienta y orégano. Mézclalo muy bien.
  4. Con una cuchara, vierte este aliño sobre las rodajas de col morada. Puedes esparcirlo bien con una cuchara o un pincel. Hornéalo a 210 grados unos 20-30 minutos hasta que el ajo esté dorado. Ten en cuenta que cuanto más gruesas sean las rodajas, más tardará en hacerse y el tiempo puede variar.
  5. Coloca encima el queso y sobre él las nueces. Yo en este punto he añadido un poco más de orégano para darle sabor. El queso que he utilizado es Philadelphia trufa, pero la mozarella quedaría también genial.
  6. ¡Emplatamos! Yo lo he decorado con unas hojas de rúcula para crear un mayor contraste de color.

 

¡Y listo! Ya sólo queda disfrutarlo. Este plato está más rico recién hecho cuando la col aún está templada. Se come con cuchillo y tenedor, ya que la col se va “desmontando” y es preferible cortarla.

Es una receta perfecta para sorprender. Además, si tenéis alguna persona vegetariana como invitada, es perfectamente apta. ¡Espero que la disfrutéis mucho!

¡Nos vemos pronto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s