De mudanza//Parte 1: Búsqueda y gestiones

Hola de nuevo!

Lo cierto es que llevo unos días muy ausente. Ausente en general, de las redes sociales, de mi vida social, de mí misma.

Y es que llevo unas semanas totalmente volcada en algo que lo requiere: la mudanza.

La mudanza es un proceso largo, un asunto que se cuela en tus pensamientos a lo largo del día y no puedes evitar soñar con ello. Te preocupa y te emociona al mismo tiempo, tanto que te olvidas del resto de problemas.

Hace cosa de una semanas tomé la decisión de cambiar de piso, y tengo que deciros que no es nada sencillo. Y eso que no es mi primera vez, pero en esta ocasión estoy descubriendo muchas cosas.

He decidido que voy a compartir esta experiencia en aquí, porque he aprendido cosas que creo que pueden ser muy útiles y que puede que os sirvan si os estáis planteando independizaros. Comencemos!

39d109b19b9a5833a5342ae3a99cecfd

 

1º Encontrar el piso perfecto

Teniendo en cuenta que eso que estás buscando va a ser ni más ni menos que tu hogar, es necesario dedicarle el tiempo necesario hasta encontrar algo que realmente te guste. Ten encuenta que una casa no es un hogar si no te sientes a gusto en ella.

Personalmente, creo que internet es una herramienta clave para esto (y para casi todo). Por suerte, contamos con portales especializados en búsqueda de piso; ya sea para alquiler o compra. Esto no suele ser cosa de una tarde, sino que lleva días, más bien semanas. Ante todo paciencia y no tomar decisiones precipitadas.

No te desesperes si ves que no encuentras nada que te guste, el piso llegará. Puede ser que esto te desmotive y te den ganas de aplazarlo, pero piensa que cuanto más lo retrases más te costará luego.

1c345b30a0a81fd53b291141a5999a73

¿Cómo realizar una búsqueda eficaz?

Revisa los portales al menos dos veces al día, ya que si sale una oferta muy buena y tardas mucho en acceder a ella, probablemente te la quitarán. Haz que te lleguen alertas a tu correo electrónico con las últimas ofertas, y así seguro que no te pierdes nada.

Visita SIEMPRE los pisos, y nunca te fíes únicamente de las fotos. Una casa puede cambiar muchísimo en fotos.

Ten mucho cuidado con las estafas, que hay muchas. Me encontré con al menos 5 ofertas que eran mentira en mi ciudad (Bilbao). No te fíes de nadie que te pida dinero sin haberte enseñado el piso.

Otra cosa muy importante, decide qué te conviene: ¿inmobiliaria o particular?

Esta es una cuestión de preferencias personales. Generalmente, sale más barato cuando lo hacemos directamente con un particular, ya que las inmobiliarias cobran un més (más IVA) en concepto de honorarios. Sin embargo, la inmobiliaria te da una garantía en caso de que algo ocurra (el casero no quiera arreglar algo, haya algún tipo de siniestro…).

En esta ocasión he escogido inmobiliaria. ¿Por qué? Sencillamente porque en este último año ya he probado con particular, y no he tenido muy buena experiencia con mi casera.

Una caldera un año entero sin funcionar, ventanas en mal estado, un lavavajillas que tardó 15 días en ser reparado… en fin, para mí un horror. Ella se desentendía de sus obligaciones, ¿quién me iba a ayudar? Nadie, era ella contra mí. Y obviamente era ella quien tenía la sartén por el mango.

La inmobiliaria está para estos casos, en los que tu caser@ no se hace cargo de sus obligaciones. También está para mediar en cosas como la negociación de la renta y para asesorarnos y orientarnos con ciertos asuntos legales. Por eso me decidí a ello aunque me haya dolido tener que pagarlo. De momento me han ayudado a conocer ciertos aspectos legales que desconocía hasta ahora.

 

2º Gestiones relacionadas con el piso

Tenemos que tener claro que el primer mes nos van a sacar dinero por todos lados. Lo básico es la fianza + 1 mes de alquiler + los honorarios de inmobiliaria (si la tenemos).

Después vienen las cuestiones que no todo el mundo conoce, que dependen bastante de las circunstancias en las que se encuentre el piso:

Para empezar, es necesario saber en qué estado está el serivicio de luz y/o gas. Necesitamos saber con qué compañía han estado los anteriores inquilinos, ya que siempre sale más barato seguir con la misma porque nos ahorraremos gestiones varias de alta de servicio.

Lo más barato sería que todo estuviera activo, a nombre del casero. Tan sólo habría que cambiar los datos de facturación sin coste adicional.

En mi caso, la luz estaba cortada y el anterior inquilino dejó una bonita deuda de 220€. Para poder desvincularme de esa deuda (que obviamente no es mi responsabilidad), he tenido que dar de baja y volver a dar de alta el servicio a mi nombre. Esto ha costado alrededor de 90€, algo con lo que yo no contaba. Gracias, inquilino desconocido.

Otra cuestión es el teléfono/internet, que como es lógico la compañía que escojamos nos cobrará probablemente un extra el primer mes por la instalación. Para evitar esto está muy bien contratar promociones estacionales.

También está el seguro de responsabilidad civil, algo que mucha gente desconoce. Se trata de un seguro que cubre los problemas relacionados o creados por los inquilinos. Cuidado, porque nada tiene que ver con el seguro del hogar.

Imaginemos que nos dejamos un grifo abierto y le inundamos el baño al vecino de abajo. En este caso, el seguro de responsabilidad civil sería el que cubra nuestra negligencia. ¿Y si no tenemos seguro? No es obligatorio tenerlo, por lo que si no lo tenemos, tendremos que pagar nosotros la reparación del baño del vecino. Como véis, no es obligatorio pero sí muy recomendable.

Y ya por último, está el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Esto legalmente sí es obligatorio, aunque no todo el mundo lo paga. ¿Qué es? Al igual que el casero está en la obligación de declarar el alquiler del piso y depositar la fianza en Hacienda, el inquilino tiene que pagarle este impuesto a Hacienda.

Poca gente lo conoce, ya que es algo que solemos “tomarnos a la ligera”. Sin embargo, Hacienda puede descubrir fácilmente esta ilegalidad. Por ejemplo, si el casero deposita la fianza o en nuestra declaración de la renta. ¿Compensa arriesgarnos a una multa? No lo creo…

Como véis, hay un montón de cosas a tener en cuenta antes de mudarnos, gastos que contemplar y asuntos legales que conocer.

¿Conocíais todos? Espero haberos ayudado en algo!

Ahora mismo estoy en el proceso de mover cosas, ordenar y decorar. Os hablaré de ello próximamente para daros más consejos e ideas.

Nos vemos pronto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s