Extensiones de pestañas // Mi experiencia

Nunca he tenido unas pestañas de echar a volar, pero tampoco me faltan. Aún así, siempre he pensado en lo maravilloso que sería levantarme por las mañanas y no tener que aplicarme máscara de pestañas si las tuviera un poco más largas. Ahorraría tiempo y esfuerzo. Creo que todos sabemos que el cambio que producen las pestañas en la mirada es increíble.

Tras varios meses dándole vueltas, a principios de diciembre de 2015 me atreví a darme un capricho y pedí cita para ponerme extensiones de pestañas. Me iba de viaje y no quería tener que llevarme el maquillaje conmigo.

Mis pestañas antes (con máscara)
Mis pestañas antes (con máscara)

Me decidí por el centro Lovely Lashes, ya que me daba bastante confianza. Es una franquicia y trabaja por todo España, además muestran sus trabajos en Instagram, y me quedé prendada.

El centro es bonito y agradable, y el proceso bastante sencillo. Tengo que decir que hubiera agradecido que la chica me explicase lo que me iba haciendo, porque al ser mi primera vez me llevé algún que otro susto con las sensaciones durante el proceso.

Básicamente te tumban, te aplican el adhesivo y las pestañas una a una, y te echan un poquito de aire para secarlas bien. Pero todo esto con los ojos cerrados y sin ver nada, puede ser un poco confuso.

Me dejaron escoger cómo quería que fuesen mis pestañas. Al ser mi primera vez, les dije que no quería que fuese demasiado obvio que no eran naturales, y así lo hicieron.

Una hora después, salía del centro con mis pestañones. Al principio te ves exagerada, sientes que eso que tienes en los ojos no es tuyo, que es demasiado y se nota.

Sin embargo, cuando hablas con la gente y te das cuenta de que no te miran raro, te tranquilizas. Las primeras horas te sientes como si llevaras pestañas postizas, pero en cuanto pasa la primera noche empiezan a fundirse con las naturales, y se “ordenan” de una forma bastante más natural.

Mis pestañas durante las extensiones
Mis pestañas durante las extensiones

Me retoqué las pestañas 3 semanas después para que me aguantasen hasta año nuevo, aunque las tenía perfectamente. Como es de suponer, estaba encantada con ellas, sino no lo hubiera hecho. Me despertaba por las mañanas y me sentía como una Khardashian. Y si me maquillaba ya era la bomba.

Tras el último retoque, las pestañas me aguantaron OTRO MES Y MEDIO. Se iban cayendo muy lentamente con mis pestañas naturales, y duraban tanto que hace un par de semanas me cansé y decidí quitarme las que me quedaban.

Me cansé porque cuando llevas extensiones, tienes que tener mucho cuidado de no tocarte, de dormir boca arriba, no mojarlas demasiado, no usar desmaquillantes aceitosos,ni usar sombras demasiado cremosas… estaba un poco harta de tanto paripé, y como empezaba a tener calvas me las quité con un desmaquillante de base aceite.

Durante las extensiones y maquillada.
Durante las extensiones y maquillada.

Salieron solitas.

Aquí viene el horror.

Una vez salieron y me lavé los ojos bien, pude ver cómo mis pestañas eran la mitad de largas de lo que antes eran. Para que os hagáis una idea, eran de la misma largura que mis pestañas inferiores. Me empecé a traumatizar al momento. Porque además, daba la sensación de que estuvieran cortadas; es decir, en vez de acabar en una punta finita, acababan en una punta tosca y recta, como cuando cortas el pelo.

Sé que es normal verte rara cuando llevas dos meses con ellas y de pronto no están. Pero puedo prometer que esas NO eran mis pestañas naturales.

Mis pestañas después, con máscara.
Mis pestañas justo después de quitar las extensiones, con máscara.

Ni con máscara pude arreglar aquello.

¿Mi conclusión?

NO REPITO. Puede que las extensiones no dañen las pestañas naturales, pero creo que les complican el crecimiento. De ahí que estuvieran así. Me encantó llevarlas puestas, el acabado es perfecto… pero no creo que repita (al menos en muuucho tiempo). Prefiero tener las pestañas un poco más cortas y llevarlas al natural, que tener que andar poniéndome extensiones para disimular que no tengo.

 

Por suerte poco a poco estoy consiguiendo recuperarlas, gracias a cuidados varios. Creo que eso lo dejaré para otro post.

 

Nos vemos pronto!

 

 

Anuncios

6 respuestas a “Extensiones de pestañas // Mi experiencia

  1. Una de las principales cosas que avisan es que jamás las retiremos nosotras solas en casa, quizás fue eso??…. yo las he llevado varias veces puestas, y jamás me ha pasado eso. Madre mia!!

    Me gusta

    1. La verdad es que a mí me dijeron lo contrario, que se me irían cayendo poco a poco. Las sobrantes, que me las quitase yo misma con desmaquillante base aceite… a varias amigas mías les ha pasado lo mismo que a mí! 😦
      Muchas gracias por pasarte!! Besos!

      Me gusta

    1. Sí… la verdad es que a mí me fueron bastante mal, pero no tiene por qué pasarte lo mismo 🙂 Sí, he pensado en rizarlas o teñirlas, pero creo que de momento las voy a dejar así una temporada laaarga hahaha! Muchas gracias por pasarte, un beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s